Make your own free website on Tripod.com


"Escuché gritos a mi espalda, levanté la vista que tenía fija en la plaza y vi que todos los ocupantes del piso habían sido puestos de cara a la pared en que se encuentran las puertas de los elevadores. Metralleta en mano unos individuos rompían a jalones los alambres de motor que usábamos para el aparato de sonido. ¡contra la pared hijos de la chingada! ¡Ahorita les vamos a dar su Revolución! Luis González de Alba, Los días y los años


"Se aprecia una herida producida por arma de fuego, de perfil expansivo sobre la región occipital de la cabeza. Por debajo de la oreja derecha. Destroza todo lo que tiene alrededor. No tiene signos de que hubiese sido un tiro de gracia. No hay quemaduras, no hay tatuajes. Parece un militar"


"En el cadáver de mujer que está enmedio es muy clara una herida por proyectil expansivo en la cabeza. Deforma el rostro completamente. Este el tipo de personas y de lesiones que se produjeron ese día en Tlatelolco." 10 de febrero


"Lo único que se puede apreciar es sangrado por boca y nariz. Trae un vendaje. Está sobre una camilla del tipo que se usa en las ambulancias. A lo mejor trataron de hacerle un vendaje para tapar una herida que se puede presumir era muy grande en la cabeza antes de que muriera. Era imposible hacer algo para que lograra sobrevivir."


Jesús Díaz Contreras es uno de los 3 fotógrafos que cubrieron el mitin en la plaza de las Tres Culturas. A pesar de que lo despojaron de su material conserva algunas imágenes del hecho, como las del momento en que la periodista italiana Oriana Fallaci y el estudiante Manuel Gómez se protegen del tiroteo.


"Se registra una contusión en el hombro izquierdo. En el centro tiene lo que parece ser un orificio de arma de fuego penetrando a tórax. Sería una herida de lado y hecha a distancia. El cuerpo, una vez que la persona fallece, pierde todo tono muscular. Cuando la muerte es muy dramática, el rostro lo refleja. Sin duda, se refleja el sufrimiento."


"Oíamos el obstinado tableteo de una ametralladora y empezó una auténtica guerra de nervios; una señora se desmayó, la dueña de la casa, descontrolada, la desesperación de los compañeros de no poder defenderse, de no tener algo con qué contestar, y muchos cuates, que yo creía bastante recios, comenzaron a llorar". Daniel esparza Lepe, de la Esime del IPN en La noche de Tlatelolco, de Elena Poniatowska.


"Este cuerpo -explica- pareciera tener una herida corto-contundente en la frente. Y de los otros dos, lo que se aprecia es sangrados en la cabeza y en el fondo. Golpe con bayoneta. Son jóvenes de unos 17 años..."


"Se aprecia una herida corto-contundente en la parte inferior del tórax y del lado izquierdo. Las mismas características: fueron causadas por bayonetas y dirigidas al corazón. La fuerza del choque puede hacer que atraviese el cuerpo"


"No se aprecian lesiones, quizá porque está vestida, pero se ve un escurrimiento de sangre en las piernas. Probablemente -enfatizan los forenses- tenga una herida en el abdomen. La ropa es oscura, cubre mucho la sangre, pero puede decirse que tiene heridas en el tórax y abdomen. Por la línea del escurrimiento de la rodilla hacia abajo, se ve que todavía estuvo de pie... a lo mejor caminó un poco..."


"Se observa el cadáver de un muchacho jóven de pantalón blanco, con los brazos extendidos... Lo que llama la atención es una herida por un instrumento corto-contundente en el cráneo. Lo más seguro es que sea una bayoneta... Es un traumatismo brutal. Para hacer este tipo de lesiones tiene que estar apoyada la cabeza en el piso. Se podría decir que estaban tirados en el piso y luego vino el golpe de la bayoneta en el cráneo"


"Pareciera, pero no se ve, que tuviera una herida sobre el costado izquierdo y una escoriación muy fuerte en la frente. Es la primera foto en lo que aparece lo que pudiera ser personal médico, tratando de dar alguna ayuda. O quizá son médicos legistas que están en la delegación. Seguramente, le están quitando la ropa para identificarlo"


"Lo que llama la atención son heridas de bayoneta. Parte del cráneo está destrozada..."


David Vega Beccerra, orador en el mítin del 2 de octubre en la plaza de las Tres Culturas, toma dos fotos y subraya: "¡Esto es una muestra clara de genocidio! ¡Aquí está la crueldad, la bestialidad con que fuimos tratados! Nosotros somos afortunados; sobrevivimos". Al fondo, Salvador Martínez della Roca revisa otras fotografías

regresar a pagina principal "1968"